Caperucita Roja

Sarah Blakley-Cartwright
Novela fantástica
Alfaguara. 2011.
ISBN: 9788420407449

Érase una vez una niña y un lobo…

«Desde las imponentes alturas del árbol, la niña podía verlo todo. La adormilada aldea de Daggorhorn se extendía allá abajo, en el lecho del valle, y, desde lo alto, parecía una tierra lejana y extraña. Un lugar del que nada conociese, un lugar sin picas ni espino, un lugar donde el temor no merodease como un padre angustiado.
Estar allí, tan alto en el cielo, hacía que Valerie se sintiese también como si fuera otra persona. Podría ser un animal: un halcón, en la frialdad de la supervivencia, arrogante y aislado.
Aun a los siete años de edad, era en cierto modo consciente de ser distinta de los demás aldeanos, y no podía evitar guardar las distancias con ellos, incluso con sus amigos, abiertos y encantadores. Su hermana mayor, Lucie, era la única persona en el mundo a quien Valerie se sentía unida. Lucie y ella eran como las dos cepas de esa misma vid que habían crecido entrelazadas la una a la otra en la vieja canción que entonaban los ancianos de la aldea.
Lucie era la única.     Sigue leyendo Caperucita Roja

Judy Moody es detective

Megan McDonald
Ilustrado por Peter H. Reynolds
Infantil. Novela
Alfaguara. 2011.
ISBN: 9788420407319

Judy Moody se encuentra
en un estado de ánimo…
misterioso.

¿Qué debe hacer entonces la Mejor Investigadora de Misterios del Mundo (M.I.M.M.)? ¡Pues ir en busca de un misterio, por supuesto! Judy Drewdy y sus compinches se ponen a ello cuando Mr. Chips, un detective canino en formación, desaparece. ¿Habrá sido raptado por unos malvados robaperros? ¿Y por qué están desapareciendo las galletas de chocolate por toda la ciudad?

¡Este es un caso para la agente Judy Drewdy!

La segunda vida de Bree Tanner

Stephenie Meyer
Novela fantástica
Alfaguara. 2010
ISBN: 9788420406268..

«El titular del periódico me fulminaba desde una pequeña máquina expendedora metálica: SEATTLE EN ESTADO DE SITIO — VUELVE A ASCENDER EL NÚMERO DE VÍCTIMAS MORTALES. Éste no lo había visto aún. Algún repartidor habría pasado a reponer la máquina. Afortunadamente para él, no se encontraba ya por los alrededores.
Genial. Riley se iba a poner hecho una furia. Ya me aseguraría yo de no estar a su alcance cuando viese el periódico. Que fuera a otro a quien le arrancase el brazo.
Me hallaba de pie en la sombra que proporcionaba la esquina de un destartalado edificio de tres pisos, en un intento por pasar desapercibida mientras aguardaba a que alguien tomase una decisión. No deseaba cruzar la mirada con nadie, tenía los ojos clavados en la pared que había a mi lado. Los bajos del edificio habían albergado una tienda de discos cerrada mucho tiempo atrás; los cristales de las ventanas, víctimas del tiempo o de la violencia callejera, habían sido sustituidos por tableros de contrachapado. En la parte alta había apartamentos, vacíos —supuse— dada la ausencia de los habituales sonidos de los humanos cuando duermen. No me sorprendió, aquel lugar parecía que fuese a venirse abajo al primer golpe de viento. Los edificios al otro lado de la oscura y estrecha calle se hallaban en un estado igualmente lamentable.
El escenario habitual de una salida nocturna por la ciudad.
No quería abrir la boca y llamar la atención, pero deseaba que alguien decidiese algo. Estaba realmente sedienta y no me importaba mucho que fuésemos a la derecha, a la izquierda o por la azotea, lo único que quería era encontrar a algún desafortunado al que no le diese tiempo siquiera de pensar el peor lugar, en el peor momento.»     Sigue leyendo La segunda vida de Bree Tanner

Saga Vampire Academy (3 títulos)

Sangre azul
Richelle Mead

Novela fantástica
Alfaguara. 2010
ISBN: 9788420423623

«No creí que el día pudiese empeorar hasta que mi mejor amiga me dijo que podría estar volviéndose loca. Otra vez.
Yo… ¿qué has dicho?
Me puse en pie en el vestíbulo de su edificio, inclinada sobre una de mis botas, ajustándomela. Levanté la cabeza de golpe y la miré a través de la maraña de pelo oscuro que me tapaba la mitad de la cara. Me había quedado dormida después de clase y había pasado de peinarme con tal de salir por la puerta a tiempo. Lissa me observaba entretenida, con esa melena rubia platino suya, perfecta y sin un pelo fuera de sitio, por supuesto, que le caía sobre los hombros como si fuese un velo nupcial.
He dicho que me parece que las pastillas ya no me hacen el mismo efecto que antes.
Me erguí y me sacudí el pelo de la cara.
¿Qué significa eso? —le pregunté. A nuestro alrededor, los moroi pasaban a toda prisa camino de ver a sus amigos o de cenar—. ¿Has empezado…? —bajé la voz—. ¿Has empezado a recobrar tus poderes?
Lo negó con la cabeza, y vi un leve brillo de lamento en sus ojos.».

. Sigue leyendo Saga Vampire Academy (3 títulos)

Charles Darwin. El poder del lugar

Janet Browne
Biografía
PUV. 2009
ISBN: 9788437073125

«Si Charles Darwin había pasado la mitad de su vida en el mundo de Jane Austen, ahora se adentraba en las páginas de Anthony Trollope.
La Inglaterra victoriana parecía encontrarse en paz consigo misma conforme la agitación política interna, las memorias de la guerra de Crimea y el levantamiento en la India daban paso a una estabilidad relativa a finales de la década de 1850 e inicios de la de 1860. El libre comercio y el capitalismo carbonífero siguieron adelante mientras que las grandes industrias manufactureras del país vivieron un auge repentino. En las cámaras de representantes de Londres, el vizconde Palmerston tomó su sombrero de seda para convertirse en primer ministro en 1857, seguido al poco por Lord Derby en 1858 y de nuevo Palmerston en 1859, mientras que Benjamin Disraeli, William Gladstone y Richard Bright estaban al quite impacientes por transformar la política de partidos. Las ciudades catedralicias bullían con la controversia religiosa; de las imprentas salían libros y revistas en avalancha; los nuevos ricos hacían tours y se iban de vacaciones; y se estaba creando un completo ejército de dependientes, funcionarios, burócratas, banqueros y contables para administrar los recientes horizontes comerciales que acompañaban el imperio emergente, conforme la India, China, Canadá, Sudamérica y las Antípodas caían progresivamente bajo el dominio económico británico. La tecnología del vapor era la protagonista de la sociedad. En aquella época, Inglaterra poseía dos tercios de la capacidad mundial de fabricación de algodón y daba cuenta de la mitad de la producción mundial de carbón y acero, un grado sin igual de preeminencia industrial. La longitud de las vías férreas que serpenteaban a través de la campiña se dobló entre 1850 y 1860. Cortacéspedes, inodoros, lámparas de gas, vigas de hierro, azulejos y mucho, mucho más, estaban a la disposición de aquellos que se lo pudieran permitir. Aunque la Reina Victoria y sus ministros pronto encontrarían asuntos exteriores complejos en la Italia de Garibaldi y dolorosas consecuencias de la guerra civil en los Estados Unidos de América, el espíritu del “mejorar” dio paso a avances significativos en los hogares, la salud, la educación, las comunicaciones, el vestuario y la etiqueta. “Es algo admitido de forma universal que el carácter inglés consiste en una forma de ser eminentemente empresarial y especulativa”, declaró la revista Once a Week. La confianza se disparaba. Los límites sociales cambiaban.     Sigue leyendo Charles Darwin. El poder del lugar

Donde viven los monstruos. El libro de la película

Maurice Sendak
Adaptación de Barb Bersche y Michelle Quint
Infantil
Altea. 2009
ISBN: 9788437224831

«Había nevado durante la noche y, al día siguiente, Max construyó el mejor iglú del mundo. Lleno de orgullo, deseaba que su hermana Claire lo viese. Al fin y al cabo, lo había hecho él y era una obra maestra. Pero ella se encontraba demasiado ocupada para molestarse por su hermano pequeño.
Max se sintió a salvo en su iglú y se dedicó a hacer bolas de nieve, una tras otra. Estaría preparado cuando llegasen los amigos de Claire.»

Gastronomía. Historia del paladar

Paul Freedman (ed.)
Traducción de Pilar Alba & Julio Hermoso
Ensayo
PUV. 2009
ISBN: 9788437074627

«El gusto no es del dominio exclusivo de una minúscula aristocracia, de la cultura cortesana del pasado europeo, abasí o chino, o de la vanguardia sibarita actual. En la historia social común, la ingesta de calorías, la amenaza del hambre y el suministro de los centros urbanos se hallan entre los temas que nos han dado una idea de la fragilidad y las dificultades de la vida preindustrial. La relevancia de la historia de los alimentos en su sentido más básico no precisa justificación. El intercambio de productos consecuencia del descubrimiento del Nuevo Mundo, la dependencia de las sociedades de un alimento exageradamente importante (como en el caso de la Irlanda decimonónica y la patata), o el impacto de las formas bélicas modernas sobre la dieta de la población son cuestiones de una importancia clara. A mediados del siglo XX, el interés de los historiadores por las condiciones de la sociedad y, en particular, la historia de la gente común incluyó de forma inevitable las referencias a cómo vivían en el pasado los campesinos o los trabajadores, lo bien o mal nutridos que estaban o cómo manejaban la impredecibilidad de las cosechas, el suministro de alimentos y los precios.     Sigue leyendo Gastronomía. Historia del paladar

Vivir la historia de la Europa del Romanticismo

Time Life Books
No ficción
Ediciones Folio. 2009
ISBN: 9788441326842

«La caída de la Bastilla —prisión de París y símbolo de la tiranía real— el 14 de julio de 1789 anunció el comienzo de la Revolución francesa, pero el acto más importante de los revolucionarios se produjo el mes siguiente: la redacción del borrador de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Este documento —los derechos de expresión, prensa, reunión, libertad religiosa, propiedad y la igualdad de todos ante la ley— transmitió el ideario de la Revolución al resto de Europa.
Los ideales revolucionarios de libertad e igualdad sacudían la mayor parte del continente europeo, pero el subsiguiente y sangriento Reinado del Terror horrorizó a muchos de los defensores de la causa y la ejecución del rey y la reina legítimos provocó que otros líderes europeos se sintiesen amenazados. Como consecuencia, Francia hubo de sumergirse en unas costosas guerras contra Austria, Prusia, España e Inglaterra.     Sigue leyendo Vivir la historia de la Europa del Romanticismo

Charles Darwin. El viaje

Janet Browne
Biografía
PUV. 2008
ISBN: 9788437073118

«No importa su genialidad, señor Pesca. En este país no queremos genialidad si no viene acompañada de  respetabilidad».

Wilkie Collins
La dama de blanco

«Nació en la Inglaterra de Jane Austen. Es más, los Darwin podían haber salido de las páginas de Emma, las cuatro chicas con una gran capacidad de comprensión de las flaquezas de los demás, su padre tan perspicaz como el señor Knightley. Los chicos tenían cualidades igualmente distintivas. Charles Darwin y su hermano mayor, Erasmus, eran unos jóvenes atentos y comprensivos llenos de un humor amable, apego doméstico y gustos modestos que hacía destacar a los personajes de Austen en los salones de la gente distinguida local, con una buena cantidad de defectos idiosincrásicos para equilibrar la balanza. Estos atributos naturales se veían realzados por una cuantiosa fortuna familiar. Igual que el sensato señor Weston con su corazón cálido y sus circunstancias financieras desahogadas, ambos tenían el favor general: “siempre grato”, como dijo Emma Wedgwood de Weston. Tras los focos dirigía la señora Darwin, una mujer lista, bien educada, amiga en cierta época de la novelista María Edgeworth, quien vivía retirada entonces, el homólogo femenino del señor Woodhouse, “nunca del todo bien y nunca muy enferma”, según su hermana Kitty.     Sigue leyendo Charles Darwin. El viaje

¿Por qué soy católico?

G. K. Chesterton
2007

La primera vez que este ensayo de Gilbert Keith Chesterton vio la luz fue en 1926, en Doce apóstoles modernos y sus Credos. Tres años más tarde lo ampliaría en The Thing, y desde aquel momento pasó a convertirse en uno de sus escritos de referencia en torno a la apologética católica: unas páginas que ponen de manifiesto su extraordinaria habilidad a la hora de abordar las más elevadas cuestiones con la genialidad y sencillez de las que siempre hizo gala.     Sigue leyendo ¿Por qué soy católico?